Médicos podrán recetar marihuana como medicamento controlado

Si es para fines médicos, se podrá adquirir y consumir marihuana en México. La iniciativa que el presidente Enrique Peña Nieto presentó este jueves establece que el estatus de la planta será equivalente al que actualmente tienen en el país otras sustancias estupefacientes o psicotrópicas que derivan en medicamentos controlados.

“Nuestra legislación nacional vigente es determinantemente prohibitiva en cuanto a la siembra, cosecha, producción, comercialización, importación, exportación y uso de la cannabis sativa, índica, americana o marihuana”, explica el texto de la propuesta presidencial.
Destaca que, en cambio, otras sustancias estupefacientes o psicotrópicas reciben un trato diferente para su producción e importación en beneficio de pacientes; por lo que la marihuana será considerada de la misma forma una vez que el Congreso apruebe la propuesta del presidente Peña Nieto.

En la justificación del decreto para modificar la Ley General de Salud y el Código Penal, el mandatario federal detalla que el suministro o empleo de la marihuana debe ser posible en el país “a fin de poner a disposición de los pacientes que lo requieran los medicamentos que se obtengan de dichas sustancias”.

Continuá leyendo “Médicos podrán recetar marihuana como medicamento controlado”

Subraya SSA transparencia de examen para residencias médicas

México.- La secretaria de Salud, Mercedes Juan López, destacó que el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) es un proceso objetivo, imparcial y transparente para la selección de los médicos que se formarán como especialistas del país.

Indicó que con la participación de más de 34 mil médicos aspirantes de todo el país se llevó a cabo del 3 al 7 de septiembre el XXXIX ENARM 2015, en las 13 sedes de aplicación ubicadas en Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Puebla y Distrito Federal.

Esta fue la octava ocasión en que se aplicó en formato electrónico y el examen constituye la primera etapa del proceso para ingresar al Sistema Nacional de Residencias Médicas.

Se realiza con un sistema de seguridad integral, mediante acciones de auditoría, notariales y de evaluación en sus diferentes fases y dimensiones de trabajo para garantizar su integridad y calidad.

El ENARM es un instrumento de medición de conocimientos en medicina general, objetivo y construido con metodología basada en evaluación educativa enfocada a la solución de problemas médicos, indicó la Secretaría de Salud (SSA) mediante un comunicado.

Señaló que esta edición del examen contó con el registro de más de 37 mil aspirantes, la cifra más alta de candidatos en la historia de la herramienta de selección.

Anotó que como parte de las medidas de transparencia en el proceso de selección a cada sustentante se le entrega su hoja de puntaje al término de la prueba.

El 4 de octubre a partir de las 7:00 horas se publicarán en la página del Comité de Posgrado y Educación Continua de la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) http://www.cifrhs.salud.gob.mx los resultados de la selección para cada una de las 28 especialidades médicas de entrada directa que se cursarán durante el ciclo 2016-2017.

Añadió que el ENARM es de aplicación anual y voluntaria para los médicos no especialistas interesados en cursar un posgrado médico dentro del Sistema Nacional de Residencias Médicas.

Atención médica no cubre a todos los mexicanos

México.- La salud es un tesoro de la sociedad, pero 30 de cada 100 mexicanos dicen que no cuentan con la protección de un seguro o prestación médica, mientras que 7 de cada 10 sí se encuentran asegurados en instituciones públicas o privadas.

Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) realizó una encuesta, en la cual entrevistó telefónicamente a 600 personas por todo México para averiguar cómo se sienten con los servicios de salud en general:

57 sienten que la atención médica que reciben no es satisfactoria, 40 la califican como mala y 17 como pésima.

24 están complacido, pues la valoran como buena, 2 la creen excelente y 15, como regular.

Gabinete (http://www.gabinete.mx) indagó cosas como:¿con qué tipo de seguro de salud cuenta: público o privado?:

86.7% de los entrevistados en el territorio mexicano indicó que son atendidos por médicos del sector público, en tanto que 5.8% tiene cobertura privada y 5.7 ambas: pública y privada; 1.8% perdió la memoria y dijo que no sabe.

Entre quienes van al médico en clínicas públicas, el Instituto Mexicano del Seguro Social es la más citada.

6 de cada 10 personas van al IMSS cuando se trata de cuestiones médicas, 24 al Seguro Popular y 12 Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado; 2 tienen otra protección sanitaria y social y el resto no respondió.

México: carencia de especialistas en enfermedades crónicas

MÉXICO, DF(SUN) El futuro alcanzó a México y no está preparado para hacerle frente. Las enfermedades que se preveían hace décadas llegaron, pero no así los médicos que se encarguen de aliviarlas. Nuestro País carece de especialistas suficientes para atender los nuevos males que aquejan a los mexicanos, en especial a los de menos recursos económicos y de comunidades marginadas.

Los médicos especialistas se han convertido en un lujo que forma parte del sector privado o sólo de quienes tienen acceso a los principales hospitales e institutos públicos de salud que se concentran, exclusivamente, en las principales ciudades del país y que enfrentan problemas de saturación.

De acuerdo con expertos y estudios en la materia, desde hace décadas se preveía que, al aumentar la esperanza de vida, se registrara un cambio de hábitos alimenticios y una vida más sedentaria; los mexicanos tendrían nuevos padecimientos, principalmente crónico-degenerativos que requieren de médicos especialistas.

Pero ni las autoridades del sector Salud, ni las universidades tuvieron la visión de futuro para impulsar la formación de especialistas en oncología, geriatría, nefrología, neumología, radiología, cirugía plástica y reconstructiva, alergia e inmunología, genética y reumatología, que actualmente urgen en el País.

Las cifras son contundentes. En geriatría, por ejemplo, en todo el país sólo hay 400 especialistas, conforme a datos del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam). Es decir, 400 geriatras para una población de más de 10 millones de adultos mayores, que representan 9% de la población total que requieren cada día una atención médica más especializada.

Lo mismo ocurre con oncología, en la que sólo hay mil 200 especialistas para todo el país, de acuerdo con datos de la Sociedad Mexicana de Estudios Oncológicos que reúne a todos los profesionales de este campo de trabajo. Esta cifra es claramente insuficiente para atender adecuadamente una enfermedad que es la tercera causa de muerte en la República Mexicana.

Cada año, más de 80 mil personas en México fallecen por tumores malignos y se detectan 125 mil nuevos casos de cáncer. Ese es el tamaño del reto en este sector.

Lo mismo ocurre con nefrología, en la que se tiene un poco más de 800 nefrólogos en el país para prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades renales.

Ello, a pesar de que actualmente hay 9 millones de mexicanos que tienen insuficiencia renal crónica causada por la diabetes e hipertensión, de los cuales 129 mil se encuentran graves.

A inicios del presente año, Abelardo Meneses García, director del Instituto Nacional de Cancerología, evidenció la falta de especialistas sobre todo en las áreas de oncología pediátrica, hematoncología y radioterapia.

El funcionario advirtió que persiste la idea de que se titula “un buen número” de médicos, pero lo cierto es que no hay especialistas en el ramo. En México, recordó, hay unas 116 escuelas o facultades de Medicina y sólo ocho tienen la materia de Oncología en sus asignaturas y en algunas ocasiones es de carácter optativa.

Cifras del sector Salud y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportan que hay 259 mil médicos en todo el Sistema Nacional de Salud, de los cuales alrededor de 38% corresponden a médicos especialistas, es decir, 95 mil. Pero la mayoría de ellos son especialistas en males que ya no son los de mayor demanda de la población.

Entidades como Oaxaca, Chiapas, Estado de México y Puebla son las que registran el mayor déficit de expertos. A éstos se suman también Veracruz, Guerrero, Quintana Roo, Hidalgo y Guanajuato.

El 80% de los médicos especialistas se encuentran concentrados en las grandes ciudades, mientras que hay grandes carencias en las zonas suburbanas y rurales, lo que deriva en una desigualdad en la atención médica.

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), titulado “El Panorama de la Salud 2013 (Health at a Glance 2013)”, señala que a pesar del gran incremento en el número de médicos desde 1990, México tiene 2.2 doctores por cada mil habitantes, uno menos que el promedio de la OCDE de 3.2, lo que deriva en un efectivo acceso a los servicios de salud.

Para conocer la opinión de la Secretaría de Salud (Ssa) sobre la falta de especialistas en el país, se solicitó una entrevista con Eduardo González Pier, subsecretario de Integración y Desarrollo del sector Salud, pero el área de Comunicación Social de la dependencia respondió que el funcionario estaba muy ocupado.

Sin embargo, de acuerdo con reportes de la misma Ssa, se necesita romper con la formación inercial de especialistas que privilegian los padecimientos que ya no responden al panorama epidemiológico que enfrenta el País.

Y es que en el pasado Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas 2013, en la que participaron 25 mil médicos para la asignación de siete mil lugares, se observó que las especialidades con el mayor número de plazas fueron: medicina familiar, medicina interna, pediatría, anestesiología, cirugía general y ginecoobstetricia.

Para las autoridades de Salud, estas especialidades ya no responden al perfil epidemiológico del país. Ahora, señalan en sus análisis, se requieren expertos en áreas como geriatría, neumología, radiología, siquiatría y medicina de rehabilitación.

De manera adicional, los resultados del Consenso Interinstitucional para la Formación de Médicos Especialistas en México 2012, concluyeron que actualmente las escuelas de Medicina están formando más médicos generales de los que se pueden contratar y no existe una política interinstitucional para la contratación del egresado de esta rama, pues se desconoce cuál es la necesidad real de los médicos.

El destino nos alcanzó

Mayra Galindo Leal, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer (AMLCC), define así la situación de nuestro país: “El destino nos alcanzó en esta enfermedad y en otras, porque no hay suficientes especialistas”.

Nunca pensamos, dijo, que el cáncer nos alcanzaría y tendríamos estos índices tan altos de casos de morbilidad y mortalidad.

Desde su análisis, ni las autoridades de Salud, ni las universidades tuvieron la visión para ofrecer estas especialidades a los estudiantes de Medicina.

“Eso fue lo que pasó y ahorita que tenemos tanta necesidad de estos especialistas nos vemos en la realidad que son muy pocos para la población mexicana que se está enfermando de cáncer”, destaca.

El otro problema, abunda, es que la mayoría de los especialistas prefieren quedarse en las grandes ciudades en donde tienen facilidades y muchos pacientes, y no así en otros lugares del país que no tienen todos los recursos tanto hospitalarios, de equipos y pacientes económicamente de buen nivel, en donde nadie quiere ir.

En esto también coincide Maki Ortiz Domínguez, presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, quien considera que la falta de expertos en algunas regiones se debe a que el médico no se quiere ir de las grandes ciudades, ya que le resulta más cómodo y tiene más posibilidades de progresar.

Y en otros casos, afirma, esto se debe a la falta de seguridad que se vive en algunas regiones. Tal es el caso de Tamaulipas, en donde hay un centro de alta especialidad, pero se ha batallado mucho para conseguir los médicos especialistas.

Esos son parte de los retos que, asegura la también médico-cirujano, tiene el sector Salud que se podrían resolver con una mejor oferta salarial para el especialista, y trabajar de manera conjunta IMSS, Issste, Secretaría de Salud y Pemex para llenar la falta de especialistas en determinados lugares.

Maki Ortiz, quien fuera subsecretaria de Integración y Desarrollo del sector Salud de la Ssa en el periodo 2006-2011, considera que para algunos parece fácil decir que sí se necesitan más médicos y se deben abrir más plazas para formación.

Pero la realidad, dice, es que aun consiguiendo el dinero en el Congreso de la Unión, no hay el suficiente número de profesores ni hospitales adonde se pudiera mandar a estos jóvenes.

Desde su experiencia, esta es una de las problemáticas por las que se tiene este círculo vicioso. “No tenemos más especialistas porque no hemos podido formar más, es cuestión de recursos y de falta de campos clínicos para la formación de estos especialistas”, concluye.

Para enfrentar este problema, la senadora propone abrir plazas para geriatras, nefrólogos, oncólogos, que son las que actualmente se requieren, y disminuir cada vez más las de pediatría y ginecología, que son las que menos se están necesitando. “Se ha comenzado a hacer, pero se requiere de más determinación”, afirma

CONVOCATORIA PARA EL ENARM 2015

XXXIX EXAMEN NACIONAL PARA ASPIRANTES A RESIDENCIAS MÉDICAS 2015  

Inscripción al ENARM: Los médicos generales aspirantes deberán cumplir de manera obligatoria con:

1. Cumplir los plazos de inscripción Con base en el esquema de pre-registro, pagos y completar registro electrónico, se consideran las siguientes fechas:

1.1 Pre-registro: Desde el 18 de abril a partir de las 10:00 hrs. hasta el 24 de abril de 2015 a las 16:00 hrs.

1.2 Pagos: Desde el 20 de abril a partir de las 10:00 hrs. hasta el 4 de mayo de 2015 a las 16:00 hrs.

1.3 Completar Registro: Desde el 24 de abril a partir de las 10:00 hrs. hasta el 15 de mayo de 2015 a las 16:00 hrs.

1.4 El cierre: de pre-registro está supeditado al periodo anterior o hasta el cierre del cupo total de las sedes consignadas en el punto 2.6, conforme a lo que ocurra primero.

2. Pre-registro en internet

2.1 Ingresar a la página www.cifrhs.salud.gob.mx y seleccionar la opción “Pre-registro e impresión de Hoja de Pago DPA”.

2.2 Seleccionar su Categoría3 en la cual va a participar.

2.3 Proporcionar información personal4 El médico aspirante deberá ingresar los datos de identificación. Lo anterior incluye los antecedentes de participación en el examen y en el Sistema Nacional de Residencias Médicas (SNRM), por lo que, para inscribirse en el XXXIX ENARM, los médicos generales nacionales o extranjeros aspirantes no deberán estar en alguna de las siguientes condiciones:

2.3.1. Estar realizando durante 2015 algún curso de especialización médica.

2.3.2. Haber concluido alguna especialización de entrada directa o indirecta.

2.3.3. Haber cometido o pesar sobre él o ella, acusación formal de una falta a la ética médica, hasta que no se esclarezca su situación ante la misma.

2.3.4. En el caso de haber sido seleccionado en dos o más ocasiones sin haber realizado o concluido ninguna especialidad, se permitirá su participación nuevamente en el examen después de un periodo de cinco años posteriores a la última selección, por lo que no deberá inscribirse antes de este lapso5.

Morelia: Curso de Preparación al Examen Nacional de Residencias Médicas y Actualización

El próximo 27 de febrero dará inicio el 29 Curso de Preparación al Examen Nacional de Residencias Médicas y Actualización que realiza año con año la Asociación Médica del Hospital General de Morelia “Doctor Miguel Silva” de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), el cual está dirigido a médicos generales y titulados.

En conferencia de prensa, la subdirectora del nosocomio, Isabel González Pérez dio a conocer que habrá cupo limitado para 30 personas. El curso tendrá una duración de 450 horas, lo que equivale a 5 meses aproximadamente; de lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 1:00 de la tarde. Está dividido en 25 módulos de actualización, donde también habrá curso de inglés técnico-médico, mismo que está acreditado por la Secretaría de Educación. Añadió que serán 230 los médicos especialistas de los Hospitales Civil, Infantil, de la Mujer, así como del ISSSTE, quienes les impartirán a los médicos generales y titulados los temas a abordar de Gineco-obstetricia, Traumatología y Ortopedia, Medicina Interna, Cirugía y Pediatría. En tanto, José Luis Zavala Mejía, jefe de Enseñanza del Hospital General, explicó que el taller tendrá valor curricular y se les entregará a los participantes dos constancias: “una del curso de preparación y otra del de inglés técnico-médico. Tendremos como sede este nosocomio y el Infantil “Eva Sámano de López Mateos”, aseveró.

Cabe hacer mención que el costo del Curso de Preparación al Examen Nacional de Residencias Médicas y Actualización será de 20 mil pesos, mismo que podrá hacerse en tres pagos. Los recursos captados son utilizados para la adquisición de publicaciones médicas que son utilizadas en la Biblioteca del nosocomio y sean consultadas por el personal de Hospital Civil. De los aspirantes que toman el curso en el Hospital General, entre el 50 y 60 por ciento aprueba el examen.

Para mayores informes o inscripciones los interesados pueden acudir al Área de Enseñanza del nosocomio “Doctor Miguel Silva”, de lunes a viernes de 8:00 a 13:00 horas o llamar al teléfono 312-01-02.

Fuente: http://www.quadratin.com.mx/sin-categoria/Alistan-Curso-de-Preparacion-al-Examen-de-Residencias-Medicas/

Grave carencia de nutriólogos, expertos en salud mental y en gerontología

En México, el número de médicos especialistas no está alineado a las necesidades de salud de la población, pues existe una grave carencia de nutriólogos, expertos en salud mental y en gerontología, indispensables para atender a pacientes crónicos, que muestran las tasas más altas de morbilidad.

Un diagnóstico elaborado por la Secretaría de Salud en el Programa Sectorial 2013-2018 reveló que no sólo hay déficit de médicos y enfermeras, comparado con los demás países de la OCDE, sino que además existe un grave problema de desequilibrio de especialistas para atender los padecimientos que más afectan a los mexicanos.

“Por un lado se observa una excesiva especialización del personal en áreas inadecuadas respecto del perfil epidemiológico, y por el otro, una carencia de profesionales con habilidades idóneas para atender la problemática particular a la que se enfrentan las unidades”, reconoció la Ssa.

Actualmente, por ejemplo, sobran pediatras, pero faltan geriatras, porque el perfil epidemiológico indica que ha aumentado la edad de la población y, con ello, sus males.

Por esa razón, la Ssa consideró que en geriatría hay un gran déficit, al igual que nefrólogos y neumólogos, a diferencia de cardiólogos, gastroenterólogos y urólogos.

Ante ese desequilibrio de especialistas en función de la demanda de servicios médicos, la UNAM advirtió hace más de un año que es urgente formar cuadros de doctores que se especialicen en áreas que más necesitará el país para atender la demanda de enfermedades que más afectan y afectarán a la población.

Por ello es que también se necesitan nutriólogos, ya que la tasa de obesidad y sobrepeso, así como la diabetes, demandan especialistas que los ayuden a controlar su alimentación.

Ante tal desequilibrio, la secretaría a cargo de Mercedes Juan admitió que en el sistema de salud existen deficiencias en el desempeño, porque no se cuenta con los recursos humanos que respondan a las necesidades de la población.

Aunado a la carencia de especialistas, la secretaría señaló que otro de los retos que deben resolver es que la mayoría de los médicos se concentran en las grandes ciudades y en los turnos matutinos.

En tanto que la atención brindada en los centros de salud rurales dependa de los médicos en formación que realizan servicio social, porque los especialistas se niegan debido a que “los incentivos personales y profesionales para establecerse en centros de atención lejanos a las grandes ciudades son escasos o inexistentes”.

La Ssa incluyó en las deficiencias del desempeño en el servicio médico el nulo o inadecuado equipamiento en las unidades médicas familiares, ocasionando que la demanda de estudios médicos rebase la capacidad en los hospitales, a lo que se suma la subutilización del mismo, debido a los reducidos horarios de atención.

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2014/01/12/937845

Desigual distribución de médicos en México

Hay dos médicos por cada mil mexicanos. La mayoría se concentran en los estados más solventes; mientras en la Cámara de Diputados se modificó una ley para integrar en una sola consulta las acciones de prevención de la salud

Casi 12 millones de connacionales requieren hacer cambios en su estilo de vida, de los cuales ocho millones tratan enfermedades continuamente con medicamentos; sin embargo, es la minoría la que los realiza o se acerca a recibir tratamientos preventivos, así lo comentó el diputado Rubén Acosta Montoya, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

“Lo grave es que todos están expuestos sin una correcta anticipación, porque cada padecimiento genera nuevos daños irreversibles”.

Por lo tanto, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad de 387 votos, en lo general y en lo particular, diversas reformas y adiciones a la Ley General de Salud, a fin de considerar la atención médica preventiva integrada al Sistema Nacional de Salud (SNS).

Garantizar la cobertura universal de la salud es sólo el primer paso; empero, conforme pasa el tiempo, la población se incrementa aceleradamente y la infraestructura como los servicios que el sector salud ofrece no son suficientes.

En las áreas rurales y en los estados más pobres es un reto aun mayor, porque no hay suficientes médicos en el país, la tasa es de dos facultativos por cada mil personas, según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollos Económicos (OCDE); además, los médicos se concentran en los estados con más poder adquisitivo.

El objetivo de dichas modificaciones es realizar todas las acciones de promoción y protección de la salud de acuerdo con la edad, sexo y factores de riesgo de las personas; eso comprenderá la atención integrada de carácter preventivo, acciones curativas, paliativas y de rehabilitación, incluyendo la atención de urgencias; entre tanto pasaron al ejecutivo federal para sus efectos constitucionales.

Al fundamentar el dictamen de la Comisión de Salud, su secretaria, diputada Carla Alicia Padilla Ramos (PVEM), refirió que el creciente número de programas preventivos ha contribuido aún más a la fragmentación de los servicios de salud, por lo que para alcanzar el propósito de un verdadero cuidado “es indispensable avanzar en la atención preventiva integrada a la salud, y convertirse en una prioridad” del SNS.

El diputado Rubén Benjamín Félix Hays (Nueva Alianza) subrayó la importancia de convertir la prevención en una línea estratégica en el Sistema Nacional de Salud, para garantizar que este derecho sea universal y de calidad, en un marco de asignación racional de recursos fiscales.

La diabetes mellitus, las enfermedades del corazón, cerebro-vasculares y la desnutrición calórica-proteica son algunas de las principales enfermedades prevenibles en México; su falta de prevención y atención, deteriora la calidad de vida de millones de personas y causa miles de muertes al año.

La diputada del PT, Magdalena del Socorro Núñez Monreal urgió a crear una cultura de la prevención de la salud en México, cuyo faltante “puede amenazar la eficiencia de una legislación como esta, abriendo un reto para el corto y mediano plazo en este tema que debe ser atendido con prontitud y energía”.

Por Movimiento Ciudadano, el diputado Juan Ignacio Samperio Montaño sostuvo que una salud precaria implica un empobrecimiento económico por los gastos en bienes y servicios, los cuales representan aun 4.5 por ciento del consumo final de los hogares en México y 50% más que el promedio de la OCDE.

La diputada del PRD, Alliet Mariana Bautista Bravo se pronunció por modernizar el enfoque de salud del país, para impulsar una atención preventiva integral con énfasis en las causas de las enfermedades que aquejan a los mexicanos, para ahorrar recursos públicos, que significa fortalecer la economía, ya que atender la diabetes, tuvo un costo de 15 mil 118 millones de dólares en el 2000.

El costo directo de su tratamiento fue de mil 974 millones. Se emplearon mil 108 millones de dólares en el tratamiento de la enfermedad y la prevención de las complicaciones.

“Con esta reforma se armoniza el marco regulatorio nacional con la tendencia mundial de salud que implica una atención integral de las enfermedades, como una política pública de Estado, cuya base es la prevención integrada”.

Fuente: http://www.nssoaxaca.com/salud/34-general/68033-hay-dos-medicos-por-cada-mil-mexicanos

¿Sobran o faltan médicos en México?

Indudablemente que es un excelente logro del IMSS el que, de 1972 a la fecha, ya ha formado aproximadamente 75 mil médicos especialistas, de los cuales dos mil 512 han provenido de otros países. El director general del IMSS, José Antonio González Anaya, señala que tan sólo este año egresarán tres mil especialistas formados en el Instituto, al que fortalecerán para brindar servicios de calidad. Un buen número de ellos reemplazará parcialmente a los cerca de dos mil 500 médicos que anualmente se jubilan en el IMSS.

Por otro lado, en días recientes el secretario de Salud del DF,Armando Ahued, alertó sobre la falta de médicos especialistas en el sistema de salud pública de la Ciudad de México, y que la dependencia a su cargo tiene vacantes 400 plazas por honorarios, problemática no sólo local, sino nacional, y aseveró que en el caso de los médicos especialistas el IMSS tiene dos mil vacantes y que dentro de tres años serán 15 mil. Añadió que las necesidades van en aumento y no hay doctores suficientes, principalmente en algunas especialidades.

Pregunta y duda frecuente es si en México faltan o sobran médicos. A escala nacional, de acuerdo con Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide Social), por cada dos mil habitantes hay tres médicos, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre dos y tres médicos por cada mil habitantes. Con base en esto, desde el punto de vista numérico, no sobran médicos: faltan.

A este déficit hay que añadirle varias facetas no resueltas que redundan en complicar la atención médica adecuada.

OS comento, relacionado con las residencias de especialización y la educación médica, es en los médicos, el activo de un país, en quienes recaen de forma importante las acciones de promoción, prevención, atención médico-quirúrgica y rehabilitación de sus problemas de salud. De alguna manera, también corresponde a estos médicos el análisis de los sistemas de salud, de su equidad, eficacia y de la calidad de atención, así como de las carencias y problemas que presenta para proponer políticas públicas que lo mejoren y transformen.

Un sistema de salud equilibrado debe permitir una adecuada planeación de recursos humanos; las metas educativas deben corresponder a las demandas laborales, tanto en la formación de médicos generales como de especialistas de las diferentes áreas de la medicina, y éstas últimas deben responder a los requerimientos epidemiológicos que presenta una nación. Hay que tener el mercado laboral de los médicos bien definido. Pero en México esto no ha sucedido.

Tenemos un déficit de médicos por una mala distribución geográfica, consecuencia lógica de la limitación de oportunidades de crecimiento social en las zonas marginadas y una política de contratación incierta. A pesar de ello el aumento de las escuelas de medicina en el país ha producido una mayor cantidad de médicos y, de hecho, somos porcentualmente uno de los países dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que mayor proporción de crecimiento presentamos en los últimos lustros en la formación de recursos humanos en salud. A pesar del incremento de estos índices, ello no nos ha llevado a superar cabalmente la desigualdad provocada por la inadecuada distribución de los médicos en el país.

OS añado y resumo que la fragmentación del sistema, la falta de definición de un modelo universal de atención primaria, la ausencia de una política de contratación de médicos generales, aunada a una política que da preferencia a la atención médica especializada son factores que han venido provocando una mayor contratación de médicos especialistas, que a todas luces no ha sido la solución a problemas. Dadas las tendencias de mayor contratación de especialistas que presenta el país, el sistema nacional de residencias médicas, de alguna forma, debería haber sido modulado para tomar en cuenta las necesidades de los cambios epidemiológicos, de las alteraciones demográficas (mayor número de geriatras y especialistas hacia la edad avanzada y una gradual disminución de pediatras), el crecimiento esperado del sector y los factores de jubilación y retiro. Sin embargo, esto no ha sucedido.

TRES APOSTILLAS Insistimos: nuestro sistema de salud es fragmentado, donde las instituciones que lo componen tienen distintos modelos de atención primaria, los cuales varían periódicamente, de acuerdo con las necesidades del momento, por lo que la preparación adecuada de los médicos para ejercer y desarrollarse en ellos no ha sido adecuadamente planeada.

Es un sistema que finca su organización en la atención primaria y que presupuestalmente relega el modelo a un segundo término, pues las contrataciones de médicos generales son relativamente escasas; esto ha provocado una población de médicos generales subempleados a pesar de que siguen siendo sumamente necesarios en las zonas marginadas de la nación.

El sistema nacional de residencias no ha tenido un crecimiento ordenado y planeado; esto ha dado origen a que las necesidades actuales, en ciertas especialidades, no puedan ser satisfechas.

Fuente: http://www.excelsior.com.mx/alfonso-aguilar/2013/02/24/885842

Polémica: salud universal en México

En octubre de 2012, 18 profesionistas mexicanos, la mayoría médicos, publicaron en The Lancet, revista médica imprescindible, el artículo “The quest for universal health coverage: achieving social protection for all in Mexico” (La búsqueda para obtener cobertura universal en salud: lograr protección social para todos en México).
 
El artículo mereció comentario editorial; los artículos dignos de editoriales son considerados interesantes y trascendentes. Entre 2003 y 2012, explican los investigadores, se incorporaron 50 millones de personas al Seguro Popular (SP); gracias a ese logro, México se inscribe entre las naciones donde la protección social y la cobertura universal en materia de salud es universal.
 
Todos los firmantes del artículo han pertenecido o pertenecen a la Secretaría de Salud y/o a organismos gubernamentales.
 
La investigación, publicada en octubre de 2012, detalla los logros obtenidos en los últimos nueve años, tiempo de la dupla Fox-Calderón.
De acuerdo con los autores, “la proporción de la población que vive en pobreza disminuyó entre 2000 y 2010”, lo que, aunado a la continuidad y fortalecimiento del Seguro Popular, ha mejorado el acceso a los servicios de salud y disminuido la frecuencia de gastos catastróficos en salud, sobre todo, en las clases pobres.
 
Esas cifras, y ese optimismo, deben confrontarse con la información emitida por el INEGI y por el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social.
De acuerdo con esos organismos cada día mueren 23 mexicanos por complicaciones secundarias a desnutrición, y 21 millones de personas padecen hambre.
 
Aunque todos piensan que ni Kafka ni Breton ni Apollinaire son mexicanos, es muy probable que algunas simientes de tan notables pensadores sean mexicanas, ¿cómo es posible un divorcio de tal magnitud?, quienes hablan de cobertura universal en salud, ¿ no hablan con quienes afirman que en México el hambre es epidemia?, quienes publicitan logros tan impresionantes como cobertura social y salud universal ¿desconocen que es incorrecto hablar de salud universal cuando hambre, higiene deficiente, falta de agua potable y vivienda digna son agravios frecuentes? 
Problema fundamental, a nivel mundial, es el acceso a servicios de salud adecuados y funcionales.
Son muy pocas las naciones que ofrecen a todos sus connacionales ese servicio y protección que, de acuerdo a la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, es “uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”, y que para los investigadores mexicanos en salud constituye “las bases éticas de la reformas mexicanas”.
 
Afirmar que en México la protección social y en salud es universal es equivocado.
Dentro de una miríada de inquietudes destaco algunas: ¿cuentan con suministros médicos y tecnológicos adecuados los centros del SP?, ¿ofrecen horarios suficientes?, ¿cuántos afiliados del SP no recogieron sus credenciales?, ¿en el SP se refieren oportunamente a los pacientes que lo requieran a centros hospitalarios?, ¿esos centros cuentan con disponibilidad y parafernalia médica suficiente para acoger a esos enfermos?, ¿hay seguimiento de los pacientes que acuden al SP?, ¿funcionan adecuadamente los centros del SP en la sierra de Puebla, en el Valle del Mezquital, en la Oaxaca profunda? Las preguntas previas deben responderse atendiendo a la realidad socioeconómica de la población.
Regreso al problema del hambre.
 
Se calcula que en 2012 la población en situación de pobreza era de 60 millones, de los cuales 21 millones pervivían en extrema pobreza (alimentaria).
La mitad de esa población son niños; en ese grupo la prevalencia de desnutrición crónica es de 12.
5% entre quienes viven en ciudades y 37.
4% en indígenas.
 
El espacio impide agregar más cifras, unas más alarmantes que otras.
No impide finalizar cuestionando el título de la editorial de The Lancet, cuyo contenido alaba el éxito de la medicina mexicana: “Mexico: celebrating universal health coverage”, ni impide invitar a los editores de la revista a valorar el nivel de eficacia del SP en Chiapas o Zacatecas.
 
Sorprenderse y cuestionar es obligado: ¿es posible hablar de la salud universal en un país donde más de la mitad de la población vive en condiciones de pobreza o de miseria?